CHA solicitará en el pleno comarcal la retirada de la placa franquista de Ardisa

Spread the love
El Ayuntamiento de Ardisa no quiere cumplir con la Ley de la Memoria Histórica a pesar de los requerimientos realizados por el concejal de CHA, José Ángel Tresaco para que se retire la placa franquista. Esta se encuentra ubicada en el exterior de la iglesia con el símbolo del yugo y las flechas, en la que se lee “Caídos por Dios y por España. José Antonio Primo de Rivera”, junto a los nombres de ocho vecinos de la localidad. “Queremos que sea la Comarca en pleno quien le recuerde al Ayuntamiento de esta localidad de las Cinco Villas que tiene que cumplir con la legalidad vigente. Doce años después del acuerdo de las Cortes de Aragón de 2004 (PNL 31/03-VI) sobre pervivencia de símbolos y nombres vinculados al régimen franquista y nueve años después de que se aprobara la Ley de la Memoria Histórica 52/2007, de 26 de diciembre, en Ardisa se sigue sin cumplir con la Ley porque la alcaldesa y su equipo de gobierno no quiere”, afirma el portavoz de CHA en la Comarca de Cinco Villas. 
El concejal de CHA en Ardisa ya solicitó amparo al Justicia de Aragón para que éste haga cumplir la ley, y cuya respuesta no se conoce todavía. La petición al pleno de la Comarca de Cinco Villas se lleva a cabo después de que el gobierno municipal del Ayuntamiento de Ardisa siga sin querer cumplir la ley y después de rechazar la moción de CHA en el pleno celebrado el 18.12.2015 para solicitar al Obispado de Jaca la autorización para la retirada de la placa franquista. 
La moción no solo no fue aprobada sino que, además, el portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Ardisa recibió amenazas e insultos personales por parte de un vecino. “La presencia de esta placa nos retrotrae a épocas pasadas por lo que este municipio de la comarca de las Cinco Villas debe ser un ejemplo de convivencia democrática, respeto constitucional y cumplimiento de la legalidad. La placa debe ser retirada, por respeto a la memoria ya que así lo dispone la Ley de Memoria Histórica, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”, afirma Chabier Mayayo. 
CHA recuerda que en función del artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica sobre símbolos y monumentos públicos, corresponde a las Administraciones públicas tomar las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Caso de no cumplir esta ley podrán retirarse las subvenciones o ayudas públicas. 
Dado que la iglesia de Santa Ana de Ardisa es de gran valor artístico y patrimonial, además de incumplir la ley, no podrá acceder a las ayudas públicas para rehabilitación por transgredir la Ley de Memoria Histórica. 
“Por todo ello, creemos que ya es hora de que se haga cumplir las leyes y se elimine este símbolo franquista que sigue haciendo exaltación de la sublevación militar del 36 y recuerda la represión de la Dictadura”, concluye el portavoz de CHA.