El Gobierno de Aragón destinará 21,3 millones de euros a la compra de vivienda para aumentar el parque público de alquiler

Spread the love

Tal y como ha explicado el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, “se ha autorizado el gasto plurianual de un total de 21,3 M € que vamos a destinar a la adquisición, a lo largo de 2023, 2024 y 2025, de viviendas que se incorporarán a nuestro parque público de alquiler”.

El Consejo de Gobierno ha dado luz verde al gasto plurianual de 21,3 millones de euros, cofinanciados a través del Plan Estatal de Vivienda 2022-2025, para la adquisición de viviendas que se incorporarán al parque público de alquiler. La adquisición de las mismas se realizará a través de la empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón.

“Una de las prioridades del departamento en materia de vivienda es, precisamente, el incremento de ese parque público para atender, tanto la emergencia habitacional de las personas vulnerables, como el acceso a la vivienda en alquiler a precio asequible” ha explicado Soro.

Se trata de un paso más en el impulso a las políticas sociales para generar más vivienda de alquiler en Aragón tanto para atender la emergencia habitacional como el acceso a la vivienda a precio asequible.

El grueso del gasto se realizará en 2023 ya que a esta anualidad se destinan casi 18,5 millones de euros y el resto en gasto plurianual a lo largo de 2024 y 2025. El Gobierno de Aragón aportará hasta 8,3 millones de euros y el Gobierno de España, a través del programa 6 del Plan Estatal de Vivienda 2022-2025, aportará 13 millones de euros.

La adquisición de las viviendas se realizará a través de la empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón y las viviendas se destinarán a uso social o a alquiler asequible, dependiendo de las necesidades existentes en los lugares en los que se adquieran. Las viviendas podrán provenir de entidades financieras, de particulares o empresas, y podrán estar situadas en cualquier punto de Aragón.

Las viviendas deberán contar con una superficie útil mínima de 55 metros cuadrados. Deberán localizarse en suelo urbano, contar con célula de habitabilidad y con suministros. En el caso de ser necesaria una intervención de reforma, esta no podrá superar los 8.000 euros de gasto por vivienda (IVA incluido).

El procedimiento para la selección de las viviendas se ultimará a lo largo del mes de diciembre estableciendo las condiciones y criterios para la adquisición y buscando siempre que sean lo más útiles posible para las necesidades actuales.

“Las viviendas se destinarán bien al alquiler social para dar una alternativa habitacional a las familias en situación de vulnerabilidad, o bien al alquiler asequible, dirigido a aquellos colectivos que, sin ser vulnerables, se enfrentan a graves dificultades para acceder a una vivienda en el mercado libre, como es el caso de las personas jóvenes”, ha señalado José Luis Soro.

En cifras globales se estima que se podrán adquirir unas 195 viviendas teniendo en cuenta un precio máximo de compra de 1.465,83 euros por metro cuadrado y una superficie media de 70 metros cuadrados útiles por vivienda.