El presidente de CHA, Joaquín Palacín y el Senador, Carles Mulet, destacan en Artieda los proyectos de asentamiento poblacional y desarrollo frente a Yesa

Spread the love

Han reivindicado también que el Gobierno de España impulse una Comisión de Investigación o auditoría pública sobre el recrecimiento de Yesa, que se adjudicó el 3 de enero de 2001 por 113,5 millones de euros, y va a cuadriplicar su coste

El Senador de Compromís, Carles Mulet, acompañado por el presidente de CHA, Joaquín Palacín y el Secretario Territorial de CHA, José Ramón Ceresuela, han visitado el municipio de Artieda donde su Alcalde, Luis Solana, les ha explicado los proyectos de asentamiento poblacional y desarrollo local, así como las nocivas consecuencias del recrecimiento de Yesa.

“Artieda es un ejemplo de revertir la tendencia demográfica negativa contando con todos los sectores poblacionales, desde los mayores a los más pequeños, para dar respuestas a sus necesidades e inquietudes, mediante proyectos locales tanto laborales como comunitarios, unos servicios sociales de calidad y unas actividades culturales para toda la población, consiguiendo un nivel de vida que es lo que hace atractivo a este tipo de pueblos”, ha explicado Joaquín Palacín, presidente de CHA.

Frente a esta realidad impulsada desde el municipalismo y desde el territorio, el Senador Mulet, y los representantes de CHA han visitado un proyecto que nada tiene que ver con los intereses de este territorio, más bien lo contrario, el recrecimiento de Yesa y sus afecciones.

Para Palacín, “poco más hay que decir cuando el propio Tribunal de Cuentas pone el ejemplo del proyecto de recrecimiento de Yesa para ejemplificar que es descontrol, despilfarro, falta de previsión, descoordinación y alteración en cuanto al ritmo de ejecución, a su coste final o a su rentabilidad social en términos de satisfacción del interés público, algo que desde Chunta Aragonesista lo hemos denunciado en numerosas ocasiones”.

“Es destacable que el Tribunal de Cuentas llegue a poner en cuestión el interés social de esta obra, y es que desde CHA ya hemos dicho en numerosas ocasiones que se sigue adelante con el proyecto por prepotencia, cabezonería y porque las constructoras que trabajan en el mismo evidentemente quieren seguir adelante, sin que el Gobierno de España impulse una Comisión de Investigación o auditoría pública sobre este proyecto, que se adjudicó el 3 de enero de 2001 por 113,5 millones de euros, ha pasado a costar 380 millones y cuenta con un presupuesto final de, al menos, 443 millones, según información trasmitida recientemente por el Gobierno de España al Senador Carles Mulet, lo que supone cuadriplicar su coste.”, ha afirmado el presidente de CHA.

El presidente de CHA ha agradecido el interés del Senador Carles Mulet por conocer “in situ” los territorios sobre los que traslada iniciativas en la Cámara Alta, demostrando un compromiso que “ya nos gustaría tuvieran algunos representantes de Aragón”.