La Comisaria europea de Transportes apoya la inclusión del tramo Valencia-Zaragoza en el corredor mediterráneo

Spread the love

A la Jornada “Conectando Europa 2021-2027” en el Parlamento Europeo ha acudido, junto a la delegación aragonesa, el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, y una delegación de la Comunidad Valenciana, encabezada por el presidente Ximo Puig. 

Esta jornada se produce tres días antes de que se apruebe el plan que financiará las redes transeuropeas en el periodo 2021-2027. 

El Corredor Cantábrico-Mediterráneo es una actuación de alto interés estratégico para España, porque vertebra Comunidades Autónomas, une dos puertos muy importantes como el de Bilbao y Valencia con la plataforma logística de Zaragoza; además, se trata de una actuación de alto interés europeo toda vez que refuerza el Eje Mediterráneo, conectando la principal logística de España, la de Zaragoza, con el puerto de Valencia. 

En la jornada de hoy, también ha participado el Secretario de Estado de Infraestructuras, Javier Izquierdo, que ha reiterado el compromiso del Ministerio de Fomento y del propio ministro José Luis Ábalos, con este ramal y ha hecho hincapié en que este “es un proyecto importante, necesario, para España en el que estamos implicados las administraciones autonómicas y el Gobierno de España conjuntamente”. Ha trasladado la implicación del Gobierno “a todos los niveles” para apoyar esta reivindicación. 

La comisaria Europea de Transportes, Violeta Bulc, a quien Izquierdo ha agradecido su implicación, ha mostrado su convicción por que se incluya este tramo definitivamente. Ha recordado que “estamos en un punto crucial de las negociaciones para el nuevo periodo de financiación” y se ha mostrado orgullosa de los esfuerzos que las partes implicadas están realizando para lograr este importante objetivo para la conectividad de España. 

Los agentes económicos, como el presidente de la Cámara de Comercio, Manuel Teruel, han resaltado otras oportunidades que ofrece este eje del corredor -que une seis comunidades, 12 provincias y conecta autopistas y dos mares-, desde la reducción de 364.485 kilómetros de camión al año, el ahorro de 16.500 millones de euros en combustible o la emisión de 11.600 tn al año en emisiones de CO2. 

También otros, como el secretario general de UGT, Daniel Alastuey, ha reivindicado el potencial económico generador de empleo que puede multiplicarse si se pone en valor el aprovechamiento de este tramo desde el puerto de Valencia pasando por la plataforma logística de Plaza. 

En vísperas de la votación 

El próximo día 22 de noviembre se votan en el Parlamento las enmiendas a la ampliación de la Red Transeeuropea de Transportes. 

Para conseguir su inclusión de esta sección en la red básica se tramita como un ramal del corredor mediterráneo que ya figura entre los nueve prioritarios de la UE que configuran la red básica. 

La decisión que se adopte el 22 de noviembre lograría revertir el revés sufrido el pasado verano cuando fue excluida por las autoridades comunitarias entre los proyectos a financiar. 

El potencial de este tramo, que une los puertos de Valencia y Bilbao y atraviesa la plataforma logística de Plaza, podría captar casi 10 millones de toneladas más de mercancías a transportar que ahora se van por otras vías. 

Cuando se presentó la primera propuesta en junio de las actuaciones que se incluirían en el periodo 2021-2027 no se incluyó este ramal, algo que“sorprendió y decepcionó a los ejecutivos aragonés y valenciano. Ambos Gobiernos se pusieron a trabajar con el apoyo del Gobierno de España. Ahora, la Unión Europea definirá las conexiones ferroviarias que formarán parte del plan financiero plurianual de la UE 2021-2027. Las redes incluidas tendrán una financiación europea que puede alcanzar, en nuestro caso, el 50% del proyecto si se considera prioritario. 

La apuesta por el Corredor Cantábrico-Mediterráneo constituye un elemento de prosperidad para la Comunidad Valenciana, Aragón, Navarra, La Rioja, País Vasco y Cantabria, territorios que concentran casi 10 millones de habitantes y en torno al 21% del PIB. 

El Corredor es la mejor herramienta para canalizar la mercancía absorbida por los puertos de manera fluida, económica y medioambientalmente sostenible, potenciando el desarrollo económico y la logística europea, en definitiva, el crecimiento de España y de Europa. 

Actualmente, Adif está invirtiendo 386,8 millones de euros en el tramo Sagunto-Teruel-Zaragoza, con un horizonte de fin de obras de 2022-2023, y en el que ya se han invertido unos 50 millones de euros. Con estas obras se pretenden mejorar los tiempos. Pero esto resulta, a ojos de todos los sectores implicados, claramente insuficiente, y reclaman retomar la planificación del gobierno central de hace una década para construir una línea de altas prestaciones y que elevaban la inversión a 4.000 millones de euros, una cantidad que, aunque alta, contrasta con los casi 13.000 millones que se reclama para hacer de altas prestaciones al eje Zaragoza-País Vasco. 

También la Autoridad Portuaria de Valencia tiene previsto invertir 53,6 millones de euros para la mejora de la línea ferroviaria entre Zaragoza, Teruel y Sagunto, según el Programa Plurianual 2017-2021 del Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria. 

Todo ello resulta muy necesario ante la falta de homogeneidad en cuanto a sus características con el resto del corredor, lo que obliga a algunas de las empresas ferroviarias a optar por vías alternativas (Tarragona o Madrid). Actualmente, una parte importante de los tráficos ferroviarios en el corredor está empleando itinerarios alternativos que suponen incrementos significativos de la distancia de transporte y, como consecuencia, corren peligro de dejar de ser competitivos frente al modo carretera. Además, suponen consumos adicionales de combustible y, por tanto, emisiones de contaminantes que redundan en la ineficiencia desde el punto de vista medioambiental de los recorridos por los itinerarios alternativos. De acuerdo a los análisis realizados, el itinerario vía Tarragona supone en el entorno de 150 km más que por la línea de Teruel, lo que representa un 40% de incremento en una relación de gran importancia como es la que une el área de Zaragoza con el área de Valencia-Sagunto-Castellón.