Recorriendo Saedile

Recorrer Sediles con un testigo excepcional de la evolución y avances que ha tenido la localidad en los últimos 20 años es todo un privilegio. Juan Luis Condón es ese testigo excepcional, el que ha sido su alcalde desde el año 2007 en representación de CHA. Y también, previamente, como concejal desde 2003 a 2007.

Nos encontramos en la plaza del ayuntamiento, donde hemos quedado con Sandra, actualmente Teniente Alcalde de CHA y Mercedes, militante de CHA en Sediles. Sandra viene con su hijo en brazos, la savia nueva del pueblo, el presente y el futuro de una localidad con 108 habitantes empadronados, aunque como suele pasar en los momentos de máxima ocupación pueden superarse los 200 residentes. Bromea Juan Luis con esta variación de los habitantes cuando algún medio de comunicación se ha puesto en contacto con él para preguntarle cuántos habitantes tiene su pueblo.

Paseamos por las calles de la localidad, y nos sentimos ciertamente muy bien atendidos, al tiempo que vamos reconociendo sobre el terreno algunos de los proyectos de los que Juan Luis nos ha hablado a lo largo de los años y ahora ya son realidades tras el trabajo desarrollado desde el ayuntamiento.

Nuestros pasos nos llevan hasta el taller de uno de los ceramistas más reconocidos de Aragón. Néstor Pablo Roldán, que firma como Saedile, en sus redes sociales. Al lado de la cancha deportiva y próximo a las piscinas municipales, Nestor tiene su enorme taller de cerámica.

Nos recibe con la generosidad y la amabilidad propia de quien se alegra sinceramente de nuestra visita, consciente de que para él también es un reconocimiento que nos interesemos por su trabajo. En el año 2018 instaló su taller en Sediles, el pueblo de sus antepasados. Aquí nació su hijo, Román, y aquí ha querido echar raíces junto a su pareja.

Nos muestra las distintas fases del proceso cerámico, los trabajos iniciados, su particular estilo de decorador cerámico, su interés por la cerámica histórica y por la investigación, en especial, de la cerámica del s. XVIII, en la que está centrado últimamente gracias a que ha recibido invitación a participar en el II Ágora Altamiras que organiza Gastón Comunicación, celebrado en el pasado mes de noviembre. Cree ser capaz de reproducir los utensilios personales de los frailes franciscanos de los conventos de La Almunia, Alpartir y Cariñena, lugares en los que vivió Juan Altamiras. Nos muestra sus retos profesionales al tiempo que nos muestra su felicidad y su satisfacción viviendo en Sediles.

Tras conocer in situ el trabajo de Néstor nuestros pasos nos conducen a la piscina municipal que ahora están realizando mejoras. Y una vez que las vemos nos dirigimos hacia el albergue municipal, una imponente obra construida a lo largo de varios mandatos como un proyecto estratégico para atraer visitantes a un entorno natural y patrimonial muy interesante, con olivos milenarios y con recorridos muy bien señalizados por toda la Sierra de Vicor, incluyendo rutas para bicicleta y senderos para caminar, pudiendo alcanzar las cimas del Pico del Rayo (1.427 m) y el Pico de la Nevera (1.411 m).

El albergue cuenta con 48 plazas, con una cocina industrial pensada tanto para la autogestión como para poder ofrecer un servicio de cocina organizado. En varias plantas hay habitaciones habilitadas para personas con movilidad reducida y también los baños y duchas de las plantas tienen esa adecuación. El Albergue es una auténtica carta de presentación del propio pueblo.

Nos cuenta Sandra que la obra del Albergue ha servido además para descubrir uno de los valores ocultos que guardaba la roca en la que está enclavado el Albergue. Y es que el azar se alió con el propio proyecto del albergue, dado que mientras se consolidaban los muros de la parte baja del edificio, el azar hizo que al tirar una de las paredes se abriera una estancia en la que estaban ocultas una prensa del s. XVII perfectamente conservada además de un lagar y varias estancias en las que se almacenaban los toneles y se encerraba el vino. Ahora dicha bodega histórica es uno de los atractivos que muestra Sediles al visitante.

Hacemos un alto en el camino en el bar de la plaza que es uno de los espacios frecuentados por los vecinos y que está en los bajos del edificio Multiservicios Rural, sito en la Plaza de la Era Perica y construido en 2010. Mientras compartimos un café, compartimos reflexiones con Juan Luis, Sandra y Mercedes que nos comentan la necesidad imperiosa de contar con viviendas disponibles en los pueblos, dado que si no por mucho que queramos que la gente vaya a vivir a ellos no lo van a lograr. Por ello uno de los recursos que ha querido generar el pueblo desde hace más de 15 años ha sido la creación de vivienda para nuevos pobladores o para la gente que regresa al pueblo, aunque la mayoría han conservado su casa familiar que es a la que vuelven en períodos de vacaciones. .

En el pueblo hay nueve viviendas municipales: dos apartamentos sobre el bar, una encima de los vestuarios de las piscinas, dos en las escuelas, dos encima del ayuntamiento, una en la cabaña del pastor y otra que actualmente está en obras. Y, además, hay dos viviendas de turismo rural, una de ellas encima del centro médico.

Junto a la bodega histórica, la almazara La Caserica, la tienda de mermeladas La Vicora y el propio Albergue constituyen los atractivos principales de la localidad que también tiene algunos edificios interesantes de arquitectura civil que descubrimos mientras paseamos por el pueblo en dirección a la biblioteca que organiza y cuida con mucho tesón y celo Mercedes, que ahora jubilada y residiendo permanentemente en el pueblo ha asumido esta función para que el espacio de la biblioteca esté organizado y cuidado. No hay club de lectura activo, sin embargo sería una buena actividad para propiciar, comenta Mercedes.

La biblioteca podría estar dedicada al creador del ajedrez de hierro, Emilio Jacobo, que le recuerda y que es, en palabras de Juan Luis, quien “le metió a él en este berenjenal de la política”. También podría tener dedicada una calle, aunque eso siempre es más complicado en los pueblos, pero algo podría pensarse, afirman tanto Sandra como Juan Luis con la aprobación de Mercedes.

Sandra nos muestra su preocupación por la situación de la tienda de multiservicios que junto con el bar del pueblo son dos servicios imprescindibles. En algún pueblo es la misma persona/familia quien gestiona ambos servicios que suelen ser municipales. Pero aquí es una preocupación que comparten con otros pueblos como Nigüella o Urriés, con los que están también en contacto para tratar de conseguir idear fórmulas sostenibles.

 

 

 

 

 



Ir al contenido