Soro anuncia la adjudicación del proyecto y de las obras para el puente de Gelsa

Spread the love

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, se ha reunido con los representantes de la Plataforma Ciudadana pro rehabilitación del Puente de Gelsa para explicar las gestiones realizadas por parte del Gobierno de Aragón. También ha mantenido un encuentro con el ayuntamiento de la localidad. 

José Luis Soro ha recordado que se encargó un informe detallado para que se analizase la situación del puente, ubicado en la carretera A-1105, y para que se determinasen las posibles soluciones. Tras conocer los detalles del informe, el consejero ha firmado “la Orden para que se pueda tramitar, como emergencia, la adjudicación del proyecto y las obras para la consolidación y mejora del puente”. 

Soro ha explicado que “es necesario construir una nueva plataforma lo que permitirá ensanchar la vía, hasta los 10-11 metros, de manera que se pueda circular en los dos sentidos al mismo tiempo, algo que no ocurre en estos momentos”. 

Soro ha señalado que, a la vista de las soluciones planteadas, se ha decidido que en la actuación “se aprovechen las pilas actuales, pero no la estructura de arcos”. Los arcos serán rehabilitados pero no soportarán peso adicional”. Cuando esté redactado el proyecto se determinará el importe total de esta inversión que, en una primera estimación, rondará los 5 millones de euros. 

Además del proyecto y las obras, se ha comenzado a trabajar en otras cuestiones, relativas a permisos, estudios, topografía… necesarios para hacer los trabajos. El objetivo es que las obras comiencen en el primer trimestre del año, que se puedan ajustar los tiempos para que permanezca cortado a la circulación el menor tiempo posible, y que el nuevo puente esté listo a finales de 2019. 

Con las conclusiones del estudio realizado se ha tomado la decisión de sumar dos limitaciones más hasta que las obras estén finalizadas. Por un lado, se establecerá la obligación de que los vehículos pesados circulen respetando una distancia de unos 50 metros entre sí y, por otro lado, se limitará la velocidad a 40 kilómetros por hora. Se prevé que la nueva señalización se instale en las próximas semanas.