Soro destaca el impulso a la vivienda joven en Zaragoza gracias al edificio residencial en la avenida Pirineos

Spread the love

El proyecto básico está finalizado y las obras podrían comenzar el año que viene con una duración estimada de 14 meses

El departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda impulsa la construcción de un edificio residencial de alojamientos y servicios comunes destinado al alquiler para jóvenes, personas menores de 30 años, que servirá para dar una alternativa y una oportunidad a este colectivo. En estos momentos se ha finalizado la redacción del proyecto básico de manera que en las próximas semanas se podrá solicitar la licencia urbanística al Ayuntamiento de Zaragoza. La previsión es que las obras puedan comenzar ya en el segundo semestre de 2022 y se contempla un plazo de ejecución de las obras de 14 meses.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha destacado que se trata de una fórmula de residencia poco común en Aragón pero que goza de mucho éxito en Europa como solución para los procesos de emancipación de las personas jóvenes. Se permite el acceso a un alojamiento residencial y se potencia la convivencia con otras personas. Además, el edificio se diseña con criterios de accesibilidad universal y para que sea de consumo energético casi nulo.

Una solución con una forma también moderna de poner en uso los suelos públicos, José Luis Soro detalla que “el Gobierno de Aragón cuenta con este solar, destinado urbanísticamente a equipamiento público de carácter asistencial, que se cede a través de una concesión demanial, por un total de 75 años, de manera que la empresa concesionaria lleva a cabo la redacción del proyecto, la ejecución de las obras y se encarga de la gestión posterior del mismo”.

Soro ha destacado que el Gobierno de Aragón nunca perderá la titularidad de este edificio y ha señalado que “este proyecto es la punta de lanza de las políticas que estamos impulsando para ampliar el parque público de alquiler, tenía que ser un edificio emblemático y va a ser ese símbolo de esta nueva alternativa para vivir y compartir la vida con otras personas”. Este solar tiene la peculiaridad de equipamiento público de carácter asistencial y la peculiaridad que es de dominio público

La fundación Rey Ardid se encargará de la gestión, su directora general, Maite Albajez, ha destacado que este proyecto viene a ayudar a una parte de la sociedad, la joven, que también es vulnerable, con problemas de acceso a la vivienda y altas tasas de desempleo y precariedad laboral. Además, ha destacado los servicios que se presten en el edificio se realizará con personal que provenga de las empresas sociales de la fundación. Con la gestión de esta residencia, se crearán además 10 puestos de trabajo directos para personas en situación de vulnerabilidad social, que se suman a las 600 personas que están trabajando en las empresas sociales de la Fundación Rey Ardid, de las cuales más del 75% son personas con discapacidad o en riesgo de exclusión.

El edificio tendrá una superficie construida total de 10.000 metros cuadrados de los cuales, más de mitad corresponderá a los alojamientos. Los alojamientos están dotados de baño, minicocina y dormitorio con una superficie en torno a los 18 metros cuadrados. A estos alojamientos se les une las zonas comunes que están divididas en dos tipos: espacios comunes destinados a residentes de uso complementario a los alojamientos: cocinas – salones – lavandería; y los espacios comunes que también pueden usar personas que no son residentes: salas de co-working, cafeterías, zonas, área creativa, espacio de I+D+I…

La propuesta presentada por las empresas Posidonia y Fundación Rey Ardid, adjudicataria del proyecto, presenta un total de 336 y establece una renta máxima de 335 euros al mes, gastos incluidos, y con servicio de limpieza de las zonas comunes. La empresa FAV Arquitectura es la encargada de la redacción del proyecto.