Un descarrilamiento ha estado provocando retrasos en los trenes que circulan entre Aragón y Cataluña, “vía Caspe”, durante estos últimos días

Spread the love
La pasada semana se produjo un descarrilamiento de un tren de mercancías en Ascó que provocó toda una serie de problemas en los servicios ferroviarios que circulaban por la línea Aragón-Cataluña, vía Caspe. De hecho el traslado de viajeros se ha estado supliendo con un servicio alternativo en autobús entre Flix y Móra La Nova. El tramo ha estado cortado al tráfico ferroviario desde el sábado 23 de enero hasta el pasado miércoles, mientras que los trenes de mercancías eran desviados por Lleida. 
“Se han producido dos descarrilamientos en el último mes en el mismo tramo. Mientras ADIF considera que las inversiones y mantenimiento son correctas, los alcaldes de la zona advierten que la línea se está dejando morir poco a poco”, explica Gregorio Briz. “Responsables institucionales de la zona, tanto comarcales como de los ayuntamientos afectados, han estado mostrado su preocupación, durante estos últimos días, por el estado actual de la vía y ha reclamado que se tomen las medidas necesarias también en referencia a la seguridad”.
“Las afecciones a Aragón son claras y es necesario impulsar el estudio de la causas que ha ocasionado este nuevo descarrilamiento y en segundo lugar establecer un plan de inversiones en la zona, aunque lamentablemente la situación de interinidad de los actuales responsables de Fomento, que se están prolongando más de lo conveniente, nos hace temer en que vuelva a demorarse este necesario programa de actuaciones”, aclara Gregorio Briz, portavoz de CHA en las Cortes de Aragón. 
Finalmente recordamos que actualmente circulan en esta línea, diariamente, 11 trenes de viajeros en ambos sentidos de la circulación, además de 15 trenes de mercancías, entre ellos los que suministran carbón a la central térmica de Andorra (Teruel). En el caso del transporte de carga, los trenes han sido desviados por la línea que une Tarragona con Lleida y Zaragoza.