Valoración de CHA al nuevo informe del Consejo de Europa sobre la aplicación en Aragón de la Carta Europea sobre Lenguas Regionales y Minoritarias

Spread the love
“La valoración del Cuarto Informe del Consejo de Europa sobre la aplicación en Aragón de la Carta Europea sobre Lenguas Regionales y Minoritarias es tan contudente que necesariamente tiene que ser un acicate para profundizar en la dignificación de la realidad trilingüe aragonesa”, aclara Alberto Celma, responsable de la Secretaría de Cultura e Identidad Nacional de CHA. 
Celma realiza estas valoraciones tras conocerse el nuevo informe que realiza este organismo sobre el cumplimiento de lo aprobado por el propio Congreso de los Diputados. De hecho la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias entró en vigor y por lo tanto, se convirtió en parte del ordenamiento jurídico español, en agosto de 2001. 
Y es que el informe destaca, entre otras cuestiones, una serie de puntos que desde CHA consideramos relevantes: 
1. El Consejo de Europa disiente de las denominaciones dadas a las lenguas de Aragón en la ley 3/2013, pide que se reconozcan los nombres tradicionales de “aragonés” y “catalán” para las lenguas de Aragón y advierte de que el cambio de nombre no altera las obligaciones de   protección que impone la Carta. 
2. Reconoce que, además, por culpa del cambio de nombres se han generado problemas para la homologación de los estudios de catalán realizados en Aragón. 
3. Se pide la elaboración de censos de hablantes fiables para   determinar el número real de hablantes. 
4. Señala que la ley del PP-PAR limita su ámbito de aplicación a los territorios donde tradicionalmente se habla (¿se deduce de esta observación que la protección debería extenderse a todo el ámbito aragonés en el que residan hablantes?). 
5. Pide que un marco jurídico especial que aborde su protección como lenguas distintas y un consenso a este respecto para que no se les perjudique en su uso en la vida pública, especialmente a la lengua aragonesa.
6. Reconocen sus dudas y falta de información sobre la Academia de la Lengua Aragonesa (que nunca se puso en marcha) así como sobre los premios literarios Arnal Cavero-Guillem Nicolau, de los que dicen no saber a qué lenguas corresponden las obras premiadas. 
7. Constatan que el apoyo al uso del aragonés y el catalán en los medios de comunicación ha caído considerablemente. 
8. Pide que se considere la posibilidad de extender la oficialidad a las lenguas ahora no oficiales en la medida en que tengan un número “suficiente” de hablantes. 
Finalmente Celma destaca que “España declaró que las lenguas protegidas por los Estatutos de Autonomía en los territorios donde tradicionalmente se hablan también son consideradas como lenguas regionales o minoritarias. La Comisión de Expertos interpreta que esta declaración cubre actualmente los siguientes idiomas: Gallego en Castilla y León, “Aragonés y catalán en Aragón”, Asturiano y gallego-asturiano en Asturias, Leonés en Castilla y León”. 
“De este modo, desde CHA consideramos necesario seguir trabajando en el proceso de dignificación, reconomiento, protección, normalización, difusión y enseñanza de estas lenguas que se ha emprendido desde el nuevo Gobierno de Aragón, a pesar de las reticencias mostradas por partidos como PP-PAR y Ciudadanos”, concluye el responsable de la Secretaría de Cultura e Identidad Nacional de CHA.