Y la descentralización, era un bulo

Spread the love

José Manuel Salvador, secretario territorial de Chunta Aragonesista en las comarcas turolenses

El pasado mes de octubre de este mismo año redactábamos un artículo de opinión con idéntico título, pero entre interrogantes.

Esperábamos que los malos presagios no se hicieran finalmente realidad. Sin embargo, apenas transcurridos dos meses desde entonces, hemos comprobado que ya hay respuesta a nuestra pregunta: Sí, la descentralización anunciada por el Gobierno de España era un auténtico bulo.

La designación de una de las más grandes ciudades de todo el Estado, en cuanto a número de habitantes, como futura sede de la Agencia Espacial, amparándose en unos criterios tan arbitrarios como teledirigidos hacia esta opción, han dejado a la candidatura de Teruel sin sus legítimas opciones.

Somos conscientes que el desarrollo de los territorios más desfavorecidos no se hace solo a golpe de agencias, pero entendíamos que era un gesto político necesario para demostrar que, por una vez, se pasaba de las palabras a los hechos en materia de Reto Demográfico.

Sin embargo, también queremos destacar que hasta en el propio preámbulo del Real – Decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado del pasado mes de marzo de este 2022, por el que se establece “el procedimiento para la determinación de las sedes físicas de las entidades pertenecientes al sector público institucional estatal”, se indicaba que “está acreditado que las instituciones públicas ejercen un papel extremadamente beneficioso en los entornos físicos en los que se ubican. Además de contribuir a la creación de empleos directos e indirectos…”

Lamentablemente, esa misma norma, sobre la ya calificable como “pseudodescentralización” emprendida por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, reclamaba a las ciudades candidatas aspirantes a estas agencias unas infraestructuras propias de una gran capital, como contar un aeropuerto con destinos internacionales o una conexión ferroviaria de alta velocidad.

Por tanto, existe y permanece ese doble castigo territorial, ya que nos niegan, año tras año, todas estas infraestructuras fundamentales para impulsar el desarrollo de Aragón y además nos descartan como sede de la Agencia Espacial precisamente por no contar con esos medios.

De nada han servido las excepcionales condiciones técnicas, geográficas, laborales, sociales y culturales de Teruel. No se ha tenido en cuenta la actividad investigadora del “Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón”, la experiencia aeroespacial del aeropuerto de Teruel, así como la calidad de los centros turolenses reconocida mediante certificación Starlight.

¿Qué debemos hacer ahora? Seguir reclamando para que este tipo de procesos atiendan realmente a los criterios de cohesión territorial, social, a la mejora de los servicios públicos, a los niveles de desempleo y a la lucha contra la despoblación

Es necesario un cambio de criterio por parte del Gobierno de España.

De otra manera, la descentralización anunciada se quedará, ha demostrado ya serlo, en un mero “bulo-político” más, como los que tan lamentablemente abundan en estos tiempos…